Falsos mitos sobre la reproducción asistida

Falsos mitos de la reproducción asistida

Muchas veces, la desinformación o una mala experiencia nos llevan a comentar erróneamente sobre algunos aspectos. Si esta información se repite, al final se acaba convirtiendo en un mito.

Prácticamente todos los aspectos de nuestra vida están rodeados de mitos que tendemos o no a creer. En este caso, vamos a tratar algunos de los falsos mitos sobre la reproducción asistida para que sepas qué tienen de real y qué parte es fruto de un invento, una mala información o una desinformación.

¿Qué se cuenta sobre la reproducción asistida?

No son pocos los falsos mitos sobre la reproducción asistida que circulan por ahí. En general, son cosas que no tienen demasiada importancia, pero que pueden ser determinantes a la hora de que una pareja decida o no traer un bebé al mundo.

Infertilidad

La inmensa mayoría de parejas infértiles recurre a las clínicas de reproducción asistida buscando comenzar con un tratamiento lo antes posible. Lo que no saben, por desinformación, más que por mito, es que muchas causas de infertilidad son temporales y se pueden tratar, permitiendo entonces disfrutar de un embarazo natural.

Por ejemplo, una obstrucción de trompas se puede solucionar con cirugía, una mujer que no ovula puede tener un problema de tiroides que desaparece con la simple administración de la hormona tiroidea, se puede dar medicación para ovular y después buscar el embarazo natural… Como ves, existen ciertos problemas cuya única solución no es la reproducción asistida, por ello, antes de dirigirte a una clínica, acude a tu médico de cabecera.

Diagnóstico y estudio de la infertilidad

Reproducción asistida gratuita

Hay parejas que se hacen seguros de salud, entre otros motivos, para poder disfrutar de un embarazo asistido si tienen la necesidad. Ante esto, sentimos tener que decir que la mayoría de aseguradoras no cubren las técnicas de reproducción asistida. Por supuesto, dependerá de cada aseguradora y de la póliza contratada, pero normalmente no es así.

Lo que ofrecen muchas -y que puede que ello dé lugar a confusión- son las pruebas realizadas para conocer el motivo por el cual una pareja no consigue quedarse embarazada (ecografías, análisis de muestra de semen, etc), pero la cosa suele quedar ahí.

En ese unto es la pareja quien decide, poniendo el dinero de su bolsillo, si recurrir a un tratamiento de medicina reproductiva o, tal y como hemos explicado antes, buscar otra solución a la infertilidad.

Éxito asegurado

La reproducción asistida artificial, a día de hoy, no es sinónimo de éxito asegurado. Desgraciadamente existen varios factores que van a determinar ese éxito, como son la edad de la mujer, la técnica utilizada, el número de embriones transferidos, el historial médico de la pareja y de los donantes, etc.

En condiciones normales, el porcentaje de éxito ronda el 40% para un sólo ciclo de FIV, por lo que es posible que el embarazo no se lleve a término y sea necesario otro ciclo. En este caso, el embrión suele agarrarse al útero y el embarazo se lleva a cabo sin problemas, pero tenemos que decir que no siempre es así, incluso hay veces en las que el embarazo resulta imposible.

Bebés enfermos o anómalos

Al hablar de inseminación artificial sin medicación no existen diferencias.

Es cierto que existe una probabilidad ligeramente mayor de que los bebés nazcan con bajo peso si se recurre a la FIV, pero siempre entran dentro del rango normal de peso.

Por otro lado, las inyecciones de esperma intra-citoplasmáticas están asociadas a un aumento muy ligero de anomalías cromosómicas y defectos congénitos.

Existe también la posibilidad de que se dé alguna complicación durante el embarazo siempre que haya estimulación ovárica, pero no es algo que ocurra a menudo.

Por supuesto, ni que decir tiene que los bebés fruto de embarazos naturales también pueden sufrir de cualquiera de estas alteraciones y que, en general, la medicina reproductiva da lugar a niños completamente sanos.

Partos múltiples

Es cierto que la medicación para aumentar la ovulación administrada en estas técnicas también aumenta ligeramente la posibilidad de tener un parto múltiple, pero este porcentaje es mínimo. De hecho, la inmensa mayoría de gemelos provienen de embarazos naturales.

Dependiendo del fármaco administrado nos encontramos con que la posibilidad de tener gemelos es de entre un 5 a un 8% con citrato de clomifeno y de alrededor de un 15% en el caso de tener que recurrir a las gonadotropinas, algo que no suele ocurrir a menudo.

La edad de la mujer durante la fecundación in vitro también va a ser determinante. Durante este proceso de reproducción asistida, normalmente se inyectan dos embriones para asegurar el agarre de alguno de ellos. Pues bien, hasta los 35 años, es posible que ambos agarren, aunque no suele ser así.

A partir de esta edad, la probabilidad disminuye drásticamente, siendo incluso bastante probable que ninguno de los embriones se agarre al útero.

¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someone
About the Author

Ueg Clinic

Clínica de reproducción asistida en Barcelona. Tratamientos y técnicas de fecundación in vitro (FIV) e inseminación artificial (IA). Banco de semen y donación de óvulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *