El diagnóstico de la infertilidad

Diagnóstico y estudio de la infertilidad

El diagnóstico de la infertilidad es una determinación médica que dicta que una pareja no está capacitada para llevar un embarazo a término de manera natural de manera temporal o permanente. Consideramos que la pareja es infértil si se mantienen relaciones sexuales sin éxito durante, al menos, un año. Es entonces cuando empezamos a valorar las opciones de realizar un tratamiento de reproducción asistida para concebir un hijo por medio de fecundación in vitro o de inseminación artificial.

Estudio de la fertilidad

Lo importante y principal es saber que el diagnóstico de la infertilidad se considera siempre un problema de pareja, pues, la fertilidad de cada uno está condicionada por la interactuación de factores de ambos miembros de la pareja.

Estos factores, junto con sus causas condicionantes, servirán para realizar un primer diagnóstico.

El estudio de ambos miembros de la pareja debe ser simultáneo. Para poder llevar a cabo el diagnóstico de la infertilidad se realiza un estudio basado, principalmente, en cuatro puntos clave.

Si bien, es evidente que antes de comenzar las pruebas médicas será necesario conocer algunos datos sobre los pacientes (embarazos y abortos anteriores, secreciones inusuales, historial de infecciones, etc.).

La ovulación

El factor que más se va a tener en cuenta, en condiciones “normales“, va a ser la edad de la mujer. A partir de los 25 años la fertilidad de esta se va reduciendo hasta llegar a la premenopausia, momento en que la concepción pasa a ser prácticamente imposible. Cuando la mujer deja de ovular la gestación no se puede llevar a término. Por el contrario, el hombre, si no presenta ningún problema, es fértil hasta la senectud.

Una mujer en edad fértil debe someterse a un estudio ovulatorio, consistente en evaluar su ciclo menstrual. Para ello se tiene en cuenta el perfil hormonal y, en algunos casos, los niveles plasmáticos de progesterona -mediante una biopsia-. Evidentemente, con este estudio pueden aparecer disfunciones ovulatorias a tener en cuenta (la principal es la falla ovárica oculta).

Morfología y funcionalidad del útero y de las trompas de Falopio

Con exámenes como la ecografía transvaginal, la histerosalpingogafría, la laparoscopia o la histeroscopia podemos observar el estado del útero, determinar posibles alteraciones, como miomas, pólipos o lesiones y conocer cuál es la permeabilidad de las trompas.

Por norma general, se suele realizar una ultrasonografía transvaginal, pues es el examen que más resultados presenta. Si bien, dependiendo de cada caso se utilizarán otros métodos más o menos costosos e invasivos.

Trompas de Falopio

Trompas de Falopio

Interacción espermatozoides-genitales femeninos

La manera de evaluar esta interacción es realizando una prueba postcoital en la que se puede observar cómo de capacitados están los espermatozoides para llegar al canal cervical y en qué medida sobreviven al moco uterino.

Para realizar esta prueba es necesario tomar una muestra del moco en fase preovulatoria. Si se presentan resultados alterados se puede determinar que existe un factor inmunológico que impide una correcta interacción, una infección del genital femenino, un déficit en la producción del moco o una alteración en los parámetros seminales.

Esta prueba sólo se suele llevar a cabo si se considera que sus resultados van a servir para determinar una conducta terapéutica diferente a la que se pretende.

La producción de esperma

Con un espermograma (realizado tras obtener una muestra de semen tras unos días -de 2 a 5- de abstinencia sexual) podemos observar datos sobre el esperma como su número, su movilidad, su morfología o el volumen eyaculatorio.

Esta prueba no debe servir para realizar un diagnóstico definitivo, pues, aunque sus resultados son reales, no tienen por qué ser definitivos o pueden reflejar problemas o alteraciones de hasta tres meses de antigüedad que pueden haber desaparecido. Por ello, si no se muestran resultados positivos será adecuado realizar un segundo espermograma cuando el especialista considere.

En función del resultado de todas estas pruebas se realiza un diagnóstico que servirá para decidir qué tratamiento es el más adecuado para la pareja, si un tratamiento quirúrgico, medicamentoso o de reproducción asistida. Asimismo, existen diversos mitos sobre la infertilidad, siendo necesario el consejo de un especialista en medicina reproductiva.

¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponEmail this to someone
Posted in:
About the Author

Ueg Clinic

Clínica de reproducción asistida en Barcelona. Tratamientos y técnicas de fecundación in vitro (FIV) e inseminación artificial (IA). Banco de semen y donación de óvulos.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *